Apretar Los Dientes - Clínica Ruiz De Gopegui
915 741 343 / 915 743 900 | c/ Ibiza 50, 28009. Madrid. (ver mapa)

Apretar los dientes

¿Sabías que apretar los dientes puede desencadenar secuelas nocivas en la salud bucodental y  también en nuestro cuerpo? Pues sí, el simple hecho de realizar este mal hábito de manera involuntaria en el día o en la noche es conocido como bruxismo y puede ocasionar dientes astillados, fracturados, con pequeñas roturas o grietas, limados, desgastados, entre otros factores más.

Este fenómeno es provocado en su mayoría por un alto incremento de angustia e incluso, estrés. Además, tiene una probabilidad de aparecer un 17 % en los más pequeños de la casa y hasta un 30 % en la población adulta, por lo que el estrés y la angustia han creado un aumento de casos en nuestras consultas.

Sin embargo, no tienes de qué preocuparte en la Clínica Dental Ruiz de Gopegui solemos atender estos casos como también cualquier otro tipo de afección que pueda estar afectando tu salud dental.

¿Cómo se llama el hábito de apretar los dientes?

Ese fenómeno dental es conocido como bruxismo o el hábito silencioso, el cual se fundamenta en realizar de forma involuntaria movimientos y presión sin fines funcionales, como el hecho de masticar alimentos.

Esta hiperactividad dental tiende a desarrollarse en dos tipos de movimientos, como se muestra a continuación:

  • Apretar los dientes fuertemente entre sí.
  • Presionar, frotar o rozar los dientes con movimientos anómalos.

Paralelamente, puede ir acompañado de fuertes dolores de cabeza, problemas en los músculos de la mandíbula o faciales, cuello y oídos.

Tras varios años de estudios y casos atendidos, nuestros especialistas han descubierto que existe una relación con el género, es decir, este fenómeno perjudica básicamente al doble de mujeres que a hombres.

Cabe destacar que estos cálculos han sido tomados tras el número de consultas efectuadas de manera diaria.

¿Qué nos provoca apretar los dientes?

Nuestros especialistas han realizado una lista de los signos e indicios más frecuentes que suele acarrear el hecho de apretar los dientes:

  • Apretar los dientes o ejercer una presión en ellos genera molestias e incomodidades, que puede incluso llegar a despertar a la persona que lo padece, así como a la otra persona que se encuentre durmiendo con ella.
  • Dientes partidos, aplanados o incluso, flojos.
  • Deterioro del esmalte dental, lo que puede producir que se visualice las capas más internas de los dientes.
  • Incremento de dolor o sensibilidad dental.
  • Contrariedades en los músculos de la mandíbula, lo que produce desfallecimiento, inflexibilidad, rigidez, dolencia o que la mandíbula no alcance ni a excluir u ocluir por completo.
  • Dolencia o hinchazón de la mandíbula, cuello o cara.
  • Dolor de cabeza que recae en las sienes.
  • Variación del sueño.
  • Actividad de la musculatura masticatoria.
  • Ruidos oclusales.
  • Ataque de ansiedad, estrés o depresión.

Estos primeros indicios que acarrea el apretar los dientes tienen la posibilidad de aparecer en el curso de la juventud, cerca de los 15 a 20 años. Como también puede suceder la remisión espontánea en la edad adulta, especialmente después de los 40 años.

Cabe resaltar que así como puede aparecer esta sintomatología de un momento a otro, también va a poder desaparecer por sí solo en cualquier instante de la vida. Sin embargo, es fundamental asistir a la Clínica Ruiz de Gopegui al notar cualquier sintomatología. Con el objetivo de poder detectar a tiempo cualquier irregularidad dental y proporcionar el tratamiento indicado sin necesidad de estar precipitándose o alarmándose.

¿Por qué apretamos los dientes?

En la actualidad hay ciertos desacuerdos sobre la causa original de este fenómeno dental, no obstante, tras años de estudios y consultas, nuestros especialistas han llegado a la conclusión de que el estrés diario podría ser el desencadenante en la mayoría de las personas.

Al mismo tiempo los aspectos que influyen en las personas que padecen este fenómeno, independientemente de que cause o no molestias, suele variar de persona a otra. No obstante, a continuación, se muestra las razones más frecuentes que desencadena el hecho de apretar los dientes:

  • El incremento de factores que alteran las emociones o a la persona en sí, tiene la posibilidad de acentuar este fenómeno dental.
  • Suele desencadenarse y desenvolverse dependiendo de las edades, por lo que puede ser más periódico en los niños pequeños.
  • Padecer de personalidades agresoras, frustradas, perfeccionistas o super hiperactivas.
  • Este fenómeno podría suceder como efecto colateral de remedios psiquiátricos o antidepresivos.
  • Ingerir bebidas con cafeína, alcohol o estupefacientes.
  • La nicotina contenida en los cigarrillos o cualquier otro producto.
  • Este mal hábito nocturno tiene un 85 % de probabilidades de ser un rasgo hereditario, por lo que puede padecerlo o haberlo padecido también otros miembros de tu familia.
  • Este fenómeno puede estar involucrado con algunas perturbaciones psicológicas, como delirio, convulsión, espasmos, trastorno de reflujo gastroesofágico, pánicos nocturnos, contrariedades al dormir o déficit de atención con hiperactividad.

¿En qué momento suele suceder este fenómeno?

Como hemos mencionado anteriormente, este mal hábito tiende a suceder durante el día y la noche, siendo el nocturno el más problemático por ser más complejo de detectar y mantener bajo control.

Aquí os dejamos algunos ejemplos de cómo este fenómeno desencadena distintas tipologías:

  • La forma de apretar los dientes:
    • Céntrico: normalmente esta tipología acostumbra a ser la más recurrente y ocurre inconscientemente cuando la persona aprieta los dientes.
    • Excéntrico: la diferencia con el caso anterior es que la persona tiende a rechinar sus dientes, realizando movimientos sin ningún propósito de manera involuntaria.
  • El momento en que se aprietan los dientes:
    • Diurno: se realiza inconscientemente tras padecer elevados niveles de estrés, ansiedad, depresión, rabia o nervios.
    • Nocturno: al efectuarse una vez que dormimos es poco frecuente notarlo y generalmente suele efectuarse en periodos cortos y en cuestión de minutos.
  • Grado de apretar los dientes:
    • Incipiente (grado 1): ocurre por períodos bastante cortos y pueden ser reversibles.
    • Predeterminado (grado 2): suele generarse por lapso de ansiedad y estrés, lo que provoca algunas heridas en el interior de la boca.
    • Inevitable (grado 3): en este contexto el fenómeno de apretar los dientes se efectúa inconscientemente como los casos anteriores solo que a cada rato o diariamente. Es decir, la persona no puede controlarlo y no se da cuenta de que lo está haciendo.

Cabe destacar que las personas que aprietan los dientes involuntariamente a medida que duermen acostumbran a despertarse cansadas, con dolor en los músculos de la cara o inclusive, con problemas para abrir la boca.

Este fenómeno es representado como una de las variaciones del sueño más usuales, después del insomnio y el ronquido.

¿Qué tratamientos se utilizan para evitar apretar los dientes?

Antes de establecer un tratamiento se debe detectar la tipología y determinar los indicios de esta, posteriormente se recomienda asistir de forma constante y personalizada con tu especialista de confianza, de modo que se pueda llevar a cabo una estrategia acorde al grado de afección de la persona a tratar.

El objetivo de estos tratamientos es lograr defender y cuidar tus dientes de cualquier desgaste o fractura dental. Por lo que nuestros especialistas recurren al uso de férulas o protectores oclusales.

La utilización de dichos instrumentos se recomienda de manera nocturna y diurna, sin embargo, mayormente se establece su uso en las horas de sueño y disminuye en gran medida la molestia generada en los músculos mandibulares y otras zonas de la cara.

¿Qué debes hacer para evitar apretar los dientes?

Una vez que nuestros especialistas determinen cuál es la causa de apretar los dientes, recomiendan lo siguiente:

  • Efectuar actividades que ayuden a conservar el control o minimizar los episodios de estrés, ansiedad, depresión, ira, frustración o cualquier emoción que pueda alterar la situación.
  • Ejercicios de relajación, masajear las zonas afectadas, y descansar las horas elementales.
  • Controlar los hábitos alimenticios, mejorando considerablemente las comidas que ingiere.
  • Olvidarse de todo al momento de irse a dormir, apagar los aparatos electrónicos una hora antes de modo que la mente y el inconsciente puedan descansar correctamente.
  • Al momento de dormir mantener una postura idónea.

Es importante que sigas literalmente todas las normas establecidas por tu especialista para que obtengas los resultados deseados por mayor tiempo.

En la Clínica Ruiz de Gopegui solucionamos tus problemas bucodentales

En la Clínica Ruiz de Gopegui encontrarás especialistas altamente cualificados en el área de odontología general, ortodoncia y estética dental. Por lo que vas a tener la posibilidad de poder solventar y diagnosticar cualquier patología periodontal de manera rápida y efectiva.

Lo único que deberás hacer es pedir una cita con nuestros especialistas el día y hora que mejor te parezca, en caso de que notes alguna de la sintomatología que desencadena el apretar los dientes o cualquier otra afección dental.

Cada uno de nuestros especialistas estarán a tu disposición para ayudarte, aconsejarte, proporcionarte el tratamiento que mejor se adapte a tu grado o nivel de afección, necesidades o gustos, de manera personalizada y especializada, pero sobre todo pensando en tu bienestar, comodidad y tranquilidad.