Chuparse El Dedo: ¿Tiene Contraindicaciones? - Clínica Ruiz De Gopegui
915 741 343 / 915 743 900 | c/ Ibiza 50, 28009. Madrid. (ver mapa)

Chuparse el dedo: ¿Tiene contraindicaciones?

¿Tu bebé también se chupa el dedo? Es uno de los gestos más comunes durante los primeros años de vida. Chuparse el dedo es un reflejo natural e inconsciente que se produce en la mayoría de los bebés. 

Este hábito, también llamado como “succión digital”, aunque pueda parecer un acto meramente relajante para ellos y sin ningún riesgo, puede prolongarse en el tiempo y acarrear efectos adversos para la boca del niño o niña. 

En el artículo de hoy, desde la Clínica Ruiz de Gopegui os contamos los problemas que puede acarrear el chuparse el dedo y todo sobre este hábito.

¿Es normal chuparse el dedo? ¿Por qué lo hacen?

Generalmente, recurren a chuparse el pulgar, aunque puede ser en cualquier otro dedo o incluso varios a la vez. 

Chuparse el dedo les aporta seguridad y comodidad a los bebés y, en muchas ocasiones, les ayuda a dormir plácidamente. 

La succión es una de las primeras funciones desarrolladas en los bebés. Chupar el pecho de la madre o de un biberón es una acción natural y necesaria para su alimentación, por lo que asocian este movimiento involuntario con la nutrición. 

Lo cierto es que los bebés también adoptan la acción de chupar como una forma de exploración y adaptación. Seguro que has visto a muchos bebés que se llevan muchas cosas a la boca. 

Con la erupción de los primeros dientes, entre los 6 u meses, el bebé puede comenzar a sentir molestias y chuparse el dedo para reducir el dolor. 

Sin embargo, a medida que nuestro niño o niña va creciendo, la acción de chuparse el pulgar pasa a convertirse en un hábito inconsciente. 

¿Cuándo debe dejar de chuparse el dedo mi bebé?

En los menores de 4 años, chuparse el dedo es una acción normal que no tiene porqué suponer un grave problema. 

Chuparse el dedo es un hábito que puede variar dependiendo de cada niño. En algunos casos, son ellos solos quienes dejan el hábito de succión digital por sí solos, incluso antes del año. Sin embargo, otros prolongan esta acción después de los 3-4 años. 

Si la succión digital se prolonga en el tiempo, puede interferir gravemente con el desarrollo mandibular y de las piezas dentales de nuestro bebé. 

Consecuencias de chuparse el dedo

Como hemos mencionado antes, chuparse el dedo a partir de los 4 años de edad puede causar graves lesiones en la boca de nuestro bebé. Se verán afectados el hueso, la lengua, el paladar y los dientes. 

Es cierto que la gravedad de las consecuencias dependerá del tiempo y la intensidad de chuparse el dedo. 

El crecimiento de los dientes comienza alrededor de los 8 meses de edad y se prolonga hasta los 12 años, cuando caen los últimos dientes de leche, más o menos.

En este período, debemos vigilar con regularidad que el crecimiento y desarrollo dentro de la boca del bebé sea el adecuado. 

Entre los problemas derivados de chuparse el dedo podemos distinguir:

Problemas de maloclusión o mordida:

El crecimiento del hueso del maxilar, mandíbula o dientes se ve afectado. Esta maloclusión impedirá que nuestro bebé tenga una correcta funcionalidad en la boca. La más común producida por este hábito es la mordida abierta anterior. 

Malformaciones en el paladar:

Esta zona es muy moldeable durante los primeros años de vida. El paladar ojival o estrecho sería un ejemplo. Este caso, además, provocaría problemas de apiñamiento. 

Diastemas dentales:

Se produce una separación entre los dientes. 

Problemas de salud oral:

La posición incorrecta de los dientes derivada de la succión del pulgar dificultará la higiene dental del niño. 

¿Cómo evitar chuparse el dedo? Consejos

Si detectas que el hábito de chuparse el dedo se está prolongando en el tiempo, te damos algunos consejos para que puedas remediarlo:

  • Ofrece distracciones: La atención e implicación del bebé en otras actividades logrará que reduzca este hábito.
  • Refuerzo positivo: En lugar de reñirle por chuparse el dedo, anima y felicítalo cuando no lo haga. 
  • Encuentra la causa: Puede que recurra a chuparse el dedo como un reflejo al miedo o a la ansiedad. 

Tratamiento para corregir los efectos de chuparse el dedo

Existen casos en los que, a pesar de emplear consejos o técnicas, nuestro niño o niña continúa chupándose el dedo. 

La ortodoncia interceptiva es aquella que se utiliza para corregir hábitos de pequeños que interfieren en el correcto desarrollo facial y maxilar. 

El primer paso debe ser el de acudir a la clínica. Desde la Clínica dental Ruiz de Gopegui podremos valorar el estado de salud bucodental de tu bebé y detectar cualquier posible anomalía. Ofrecemos las mejores soluciones para sus sonrisas. ¡Pide cita!

💬 ¿En qué podemos ayudarte?