Quitar Las Muelas Del Juicio: Cómo Se Hace Y Recomendaciones - Clínica Ruiz De Gopegui
915 741 343 / 915 743 900 | c/ Ibiza 50, 28009. Madrid. (ver mapa)

Quitar las muelas del juicio: cómo se hace y recomendaciones

¿Quieres saber qué hacer antes, durante y después de quitar las muelas del juicio? 

Estas muelas se conocen como el último grupo de dientes en desarrollarse y pueden desencadenar ciertos riesgos cuando erupcionan de manera inapropiada.

Sin embargo, no tienes de qué preocuparte, en la Clínica Ruiz de Gopegui te ofrecemos el servicio de extracción molar. Lograrás deshacerte del dolor, la inflamación y cualquier afección que pueda estar perjudicando tu salud bucodental y estética. 

Si deseas saber cómo se realiza esta cirugía, aprender a sobrellevar esta intervención, o en qué circunstancias son necesarias sacarlas, te invitamos a que sigas leyendo y descubras todo lo necesario acerca de este tema. ¡Sigue leyendo!

¿Cómo se desarrollan las muelas del juicio?

En diversas situaciones hemos atendido pacientes que no poseen el espacio adecuado para erupcionar ocasionando que crezcan:

  • En ángulo en contra de las muelas vecinas.
  • En ángulo horizontal en contra de las muelas vecinas.
  • En ángulo recto, recostada o en contra de la muela vecina y en el interior del maxilar.
  • Erupcionan normalmente, pero permanecen incrustadas dentro del maxilar.

Por este motivo los odontólogos o cirujanos maxilofaciales optan por la extracción de las mismas, con el objetivo de prevenir complicaciones dentales futuras.

¿Qué significa quitar la muela del juicio?

Cuando se hace mención a esta terminología en cualquier instituto odontológico, se refiere a la sustracción de una o más molares.

Las muelas del juicio se distribuyen en cuatro dientes permanentes y se ubican en la parte retromolar o parte posterior de los maxilares. Se recomienda llevar a cabo esta intervención antes de que comiencen a causar problemas subyacentes.

Suele implementarse, sobre todo, en pacientes jóvenes con edades comprendidas entre los dieciocho y veinticinco años. También se realiza antes de que se termine de cerrar el ápice de las raíces y/o formar por completo los huesos, minimizando problemas con el nervio dentario.

¿Por qué se deben quitar las muelas del juicio?

Uno de los motivos más relevantes recae en erradicar el dolor, la inflamación e incluso, cualquier infección que pueda sufrir el paciente. 

Sin embargo, antes de la intervención será necesario recetar previamente un antibiótico y/o analgésico para apaciguar la molestia y posteriormente, dar inicio a la intervención en el momento adecuado.

Estas muelas pueden encontrarse internas, impactadas o parcialmente erupcionadas. Sea cual sea la situación, pueden generar episodios de infecciones, quistes, problemas periodontales por la acumulación de bacterias e incluso, dañar las raíces de sus dientes vecinos.

Así mismo, es posible que la sustracción no sea obligatoria si presentan estas características:

  • Se encuentran totalmente sanas.
  • Erupcionaron por completo y no interfieren en el desarrollo ni posición de sus muelas vecinas. 
  • Se pueden limpiar y no generan ningún problema en el proceso de la higiene bucal. 

Cabe destacar que el desarrollo de esta cirugía dependerá de muchos factores, por lo que solo podrá ser determinada por tu odontólogo a cargo. 

¿Qué inconvenientes soluciona la extracción de las muelas del juicio?

Cuando el paciente se somete a esta intervención puede solucionar: 

  • El dolor o la molestia ocasionada en la zona afectada.
  • La aglomeración exhaustiva de alimentos o de residuos en medio o detrás de las muelas.
  • Infiltración o patologías en las encías.
  • Caries dentales.
  • Formación de un saco lleno de líquido y/o tumores.
  • Dificultades en los tratamientos ortodóncicos. 

¿Cómo se quitan las muelas del juicio?

Generalmente, las muelas del juicio tienen la posibilidad de sustraerse como cualquier otro molar. No obstante, es fundamental hacer una historia clínica junto con un examen clínico y pruebas complementarias, como un estudio radiológico.

La cirugía es bastante sencilla, tu odontólogo o cirujano maxilofacial, determinará qué tipo de anestesia es la más adecuada para ti, teniendo en cuenta tu estado actual:

  • Local: esta clase de anestesia bloquea el dolor de tus encías, permaneciendo despierto a lo largo del método.
  • General: permanecerás dormido durante toda la cirugía. 

Una vez que la anestesia ha hecho efecto se procede a realizar la sustracción de la muela del juicio:

  1. Amplificar el alvéolo, usando una herramienta denominada botador o elevador.
  2. Desplazar de lado a lado y ejercer cierta presión hasta que la muela se afloja de la cavidad bucal.
  3. Se efectúan pequeños cortes alrededor de la encía. En caso de que la muela se complique, se corta en partes más pequeñas para que se pueda extraer mucho más fácil. 
  4. Se sutura la herida mediante unos puntos y se colocan gasas absorbentes para minimizar el sangrado.
  5. Se programa la siguiente consulta a los siete o diez días para retirar los puntos.

El tiempo estimado de esta intervención suele rondar alrededor de los veinte a treinta minutos, sin embargo, todo dependerá del estado actual, posición, salud bucodental, número de muelas a sustraer, tipo de erupción, y si afectan o no en el desarrollo del resto de los dientes vecinos o la dentadura en sí.

¿Qué hacer posterior a la intervención de la muela del juicio?

Tras la sustracción, se programará una nueva cita para hacer seguimiento de la cicatrización y revisar el estado actual de la zona de extracción. 

Para una correcta recuperación después de la extracción de la muela del juicio, se recomienda:

  • Hacer reposo hasta que pase el efecto de la anestesia. Pueden incluso, pasar más de dos o tres horas hasta que recuperes por completo la sensibilidad mandibular. 
  • Tener cuidado de no masticar en la zona afectada o de ingerir alimentos o bebidas muy calientes, ya que puede ocasionar quemaduras de primer grado. 
  • Las suturas o puntos absorbibles desaparecerán por sí solos en el transcurso de siete a diez días.
  • No enjuagues tu boca en las primeras veinticuatro horas, ya que puede afectar a los coágulos de sangre que ayudan al proceso de cicatrización.
  • Después de comer, si quieres limpiar tu cavidad bucal puedes hacerlo enjuagando suavemente con agua tibia con sal.
  • Pasados dos o tres días de la intervención puedes cepillarte los dientes como de costumbre.

Cabe destacar que, si sigues las indicaciones y los tratamientos recetados por tu odontólogo o cirujano maxilofacial este proceso de recuperación se hará de forma óptima y rápida.

Es normal que al pasar tu lengua por la zona intervenida sientas pequeños fragmentos de hueso. ¡No te asustes! Lo que sientes simplemente son los bordes del alvéolo dental que desaparecerán tan pronto como sane la encía.

Recomendaciones para la extracción de las muelas del juicio

Tras la extracción de las muelas del juicio puedes:

  • Aplicar gel anestésico

Con el elemento activo denominado benzocaína minimizarás y aliviarás el dolor en las encías. Se aplica de forma directa en la encía afectada según las indicaciones del odontólogo o cirujano maxilofacial.

  • Tomar ibuprofeno y/o analgésicos

Este medicamento puede aliviar el dolor y reducir la inflamación ocasionada por la sustracción de las cordales. 

  • Aplicar hielo y/o bolsas de té en la mandíbula

Creará un efecto adormecedor que ayuda a apaciguar la inflamación y aliviar el dolor. Puedes mantener hielo envuelto en un paño o bolsas de té sobre la mandíbula durante unos quince o veinte minutos.

El hielo te ayudará a disminuir la inflamación de la zona de extracción. Por otro lado, las bolsas de té poseen características antibacterianas y antiinflamatorias. Por lo que puedes reducir la hinchazón y combatir las infecciones bacterianas.

  • Enjuagar la boca con agua salada

Enjuagar varias veces al día puede ayudar a minimizar la inflamación y reducir la molestia. 

Puedes disolver dos a tres cucharadas de sal en un vaso de agua caliente y hacer enjuagues entre los cinco y los siete minutos.

  • Utilizar clavo de olor

Puedes usar un clavo de olor entero o aceite de clavo, actuará como analgésico tópico debido a su efecto adormecedor.

  • Tomar zumo de cebolla

La cebolla tiene propiedades antiinflamatorias y antimicrobianas, logrando no solo minimizar la hinchazón, sino también evitar las infecciones bacterianas.

  • Establecer una dieta blanda

Debes ingerir alimentos blandos como puré y/o sopa, e ir incorporando poco a poco tus alimentos habituales hasta volver a tu plan alimenticio diario.

  • Puedes tener problemas de sangrado

Si esto te pasa, puedes reducir el sangrado colocando una gasa en la zona afectada y morderla aproximadamente de diez a veinte minutos. No debes enjuagar la boca o acostarte hasta que el sangrado se haya detenido. 

Y si por alguna razón sientes los siguientes síntomas debes visitar inmediatamente a tu odontólogo de confianza:

  • El sangrado no se detiene después de aplicar presión o se alarga más de media hora. 
  • Tienes dificultad para respirar.
  • Tienes fiebre. 
  • La inflamación sigue persistente después de tres días. 

Extrae tus muelas del juicio en la Clínica Ruiz de Gopegui

En nuestra clínica dental en Madrid encontrarás los mejores avances tecnológicos, un equipo médico vanguardista y tratamientos odontológicos de última generación, adaptados completamente a tus necesidades y grado de afección. 

Si quieres quitarte las muelas del juicio o solventar cualquier patología periodontal, solicita una cita con nosotros y te atenderemos de forma personalizada: ¡Tu tranquilidad y confianza es la nuestra!

La mejor manera de evitar molestias y daños en tu salud bucodental es detectándolas y/o previniéndolas a tiempo. No esperes más y contáctanos: ¡La primera consulta es gratuita!