Fractura Maxilar: Qué Es Y Cómo Identificarla - Clínica Dental Ruiz De Gopegui
915 741 343 / 915 743 900 | c/ Ibiza 50, 28009. Madrid. (ver mapa)

Fractura maxilar: qué es y cómo identificarla

¿Alguna vez has tenido algún incidente automovilístico, deportivo o laboral y experimentaste un dolor profundo que te impedía abrir o cerrar la boca? Pues, lamentamos informarte que estuviste ante un caso de Fractura Maxilar. Por lo que te recomendamos tratarla de inmediato, porque si no puede generar problemas graves para tu salud. 

En algunos casos cuando se sufre este tipo de acontecimientos se sugiere someterse a una cirugía bucal, teniendo como resultado la reparación de esas fracturas maxilares. En Clínica Dental en Madrid Ruiz de Gopegui  realizamos este tipo de cirugía, y la misma se basa simplemente, en la colocación de placas, tornillos o pines (según sea el caso) en la parte exterior e interior de la mandíbula, de modo que, se logren estabilizar los dientes en su sitio correspondiente. Estas placas se deberán mantener unas seis a ocho semanas, para posteriormente ser retiradas. 

Las fracturas maxilares pueden diagnosticarse fácilmente con una radiografía o una tomografía de cabeza. En ocasiones, se recomienda al paciente ingerir un líquido para que sea más fácil percibirse. 

¿Qué es una Fractura Maxilar?

Para entrar en contexto, una fractura maxilar viene a ser el resultado de un fuerte impacto recibido por un accidente o ataque físico, causando así un intenso dolor que evita que abras o cierres la boca con normalidad, en el caso de ser en el maxilar inferior. Si ocurre en el superior trae consigo las mismas consecuencias, pero añadiendo variaciones en la vista tales como: visión doble, dolor en los globos oculares, entre otras. Sin embargo, la fisura más común es la de la mandíbula.

Esta fractura necesita un examen extremadamente cuidadoso, ya que un impacto de este tipo también puede haber dañado áreas como el cuello, ocasionado lesiones cervicales o también puede provocar una conmoción cerebral. Por lo general, suele estar acompañada de hemorragias internas que pueden llegar a tapar las vías respiratorias. 

Este tipo de fractura necesita atención médica inmediata y la rápida inmovilización de la mandíbula. Durante esta inmovilización se deberá encajar todas las piezas dentales en su lugar antes de situar el vendaje alrededor de toda la cabeza y por debajo del mentón. En caso de ser una lesión leve, la mandíbula puede soldarse por sí misma con analgésicos y una dieta a base de líquidos.    

¿Existen signos de que tengo una fractura maxilar?

Si en algún momento recibes impacto muy fuerte en esa zona, en los días posteriores debes tener en cuenta si observas alguno de los siguientes signos: 

  • Posees moretones y dolor cerca de la mandíbula.
  • Dolor profundo al hablar o mover los dientes. También en la parte frontal de la oreja.
  • Pérdida de las piezas dentales o que se encuentren rotas.
  • Problemas al presionar los dientes o al abrir y cerrar la mandíbula.

¿Cómo se trata una fractura de mandíbula?

Lo más recomendable es acudir inmediatamente a tu odontólogo de confianza. Sin embargo, por lo general recomiendan:

  • Medicamentos: como los analgésicos y antibióticos para prevenir o tratar cualquier tipo de infección.
  • Una sujeción con alambres: esta se usa para mantener la quijada en su lugar. Es importante, debido a que ayuda a que los huesos se curen de una manera adecuada y rápida.
  • La cirugía: su función es devolver el hueso de la quijada a su posición original, siempre y cuando el tipo de fractura sea grave. Esto se realiza para que se mantengan fusionadas las partes del hueso maxilar. Se usan artefactos como placas, tornillos o pines. La cirugía sirve de igual manera para reparar deformaciones o tejidos dañados en cualquier área de la boca o vasos sanguíneos.

¿Qué puedo hacer para lidiar con una fractura de mandíbula?

  • Hielo: ayudará a reducir la inflamación en la fractura e impide el daño en los tejidos. Se recomienda usar un vendaje de hielo y colocarla sobre la cara del paciente por quince o veinte minutos.
  • Alimentos blandos: si posees sujeción con alambres debes tener una dieta basada en alimentos blandos o licuados, e ingerirlos mediante una jeringuilla o pajita. En otros casos también se recomienda ingerir alimentos blandos como gelatina, yogur, pudín o entre otros. Para una mejor información, consulte con su médico de confianza.
  • Higiene: debes de mantener tu boca limpia y enjuagarte de cuatro a seis veces, esto ayudará a eliminar los restos de comida. Además, el agregar vaselina en los labios ayuda a evitar fisuras.
  • No practicar deportes: es recomendable no practicar ningún tipo de ejercicio pues, la mandíbula puede fracturarse nuevamente, puede surgir una hemorragia o moretones a la altura de la mandíbula.
  • No hacer presión: sea cual sea el caso, no ejerza ningún tipo de fuerza con la mandíbula. Es recomendable que duerma boca arriba para evitar cualquier accidente.

¿Cuándo se debe acudir al especialista?

En el caso de que sientas que puedes tener una fractura maxilar, lo recomendable será que pidas cita con tu odontólogo de confianza. Además, si sientes alguno de estos problemas: 

  • Tengas dificultad para respirar o desmayos.
  • Al toser o respirar sientes un dolor profundo en el pecho.
  • Si alguna de sus extremidades está inflamada y sensible.
  • Si padece de fiebre o dolor de cabeza.
  • Si tiene el rostro rígido.
  • Si el dolor no cesa con medicamentos.
  • Si tienes dudas acerca de su cuidado.

¿Cuánto tiempo tarda en soldar el hueso del maxilar?

El hueso maxilar en condiciones normales cicatriza en un promedio de dos o tres meses. Se trata del mismo tiempo que tarda en soldar cualquier fractura ósea, aunque la mineralización visible en radiografías tarde muchos meses más y puede llegar tardar hasta un año en recuperarse.

  • Instrucciones Postoperatorias:

El cuidado de tu boca es de suma importancia para poder llegar a obtener una excelente recuperación. Es probable que durante este proceso puedas tener hinchazón, algún tipo de malestar o limitaciones a la hora de usar la mandíbula, pero debes entender que es absolutamente normal. A continuación, te dejamos ciertas instrucciones con respecto a algunas situaciones que te pudiesen llegar suceder:

  • Sangrado: quita las gasas una hora después de la cirugía, ni antes ni después. Es importante que no escupas, no te enjuagues, no cepilles tus dientes y que no utilices pajitas durante las primeras 24 horas, ya que esto podría desencadenar una hemorragia. Lo normal es presentar un sangrado leve. Pero, si en caso contrario, es un sangrado excesivo debes colocar una gasa doblada o una bolsita de té húmeda sobre la herida y presionar durante 30 minutos constantemente.
  • Dolor: tome todos los medicamentos según lo recomendado por el médico. Si llega a presentar alguna reacción alérgica suspenda su uso y no realice ninguna tarea que requiera conducir después de tomar los medicamentos.
  • Inflamación: aplique una compresa de hielo en el hueso maxilar al llegar a su casa, en intervalos de 20 minutos y continúe con esta recomendación por las siguientes 24/48 horas. Este tipo de inflamación es bastante común en el segundo y tercer día tras la operación.
  • Dietas: se recomienda que el día siguiente a la cirugía se ingiera una dieta bastante estricta a base de líquidos y en días posteriores ir cambiando a comidas más suaves. Generalmente su dieta volverá a lo que era antes.
  • Náuseas: no tome el tratamiento sin nada en el estómago. En caso de que persistan las náuseas con sorbos de agua carbonatada desaparece esta sensación. Luego puede ingerir un té suave o una sopa clara, junto con comidas fáciles de digerir.
  • Higiene Oral: al día siguiente puede enjuagarse la boca suavemente con una solución salitre y repetir este paso después de cada comida y al acostarse.
  • Fumar: fumar retrasa la cura y puede causar hemorragias. Los especialistas recomiendan a los fumadores que no lo hagan por al menos 3 o 4 días.
  • Descanso: evite todo tipo de esfuerzos, deportes, ejercicio o actividad física al menos durante 2 o 3 días.
  • Cuidado Dental: habitualmente es factible evitar todo cuidado dental rutinario por un lapso mínimo de 2 semanas, todo esto siempre bajo la dirección del médico.
  • Infección: los síntomas serán aumento del dolor e hinchazón, calor, drenaje de pus o fiebre. Si tiene estos síntomas llame con urgencia a su médico de confianza.

¿Qué cuidados quirúrgicos se recomiendan?

Este tipo de fracturas maxilares perjudican el ámbito laboral como el ámbito social al paciente, por aproximadamente noventa días. Además del periodo de hospitalización que está comprendido entre uno a siete días. Entre los cuidados quirúrgicos más frecuentes se encuentran:

  • Dieta líquida durante las primeras 48 horas y 1 semana. Cambiando progresivamente a dieta blanda tras quince o veinte días.
  • Enjuagues orales con colutorio antiséptico.
  • Controles radiográficos.

En Clínica Dental en Madrid Ruiz de Gopegui no solo nos preocupamos por tu estética dental, sino que nos ocupamos en solucionar cada una de tus inquietudes, y cualquier problema que se te pueda presentar. Nuestros odontólogos están disponibles con la mejor de las actitudes para ayudarte y velar por tu salud. Somos tu mejor aliado en aquellos momentos de incertidumbre que se te puedan generar tras sufrir una fractura maxilar.

¿A qué estás esperando para contactarnos?