Muguet: Qué Es, Síntomas Y Tratamientos -
915 741 343 / 915 743 900 | c/ Ibiza 50, 28009. Madrid. (ver mapa)

Muguet: Qué es, síntomas y tratamientos

¿Has notado como la lengua de tu bebe tiene ciertas zonas más blancas que otras? Esto puede deberse a un hongo bastante común, tanto en bebés como en adultos mayores, denominado Candida Albicans.

Este hongo lo podemos conseguir en los lugares que solemos visitar, incluso en nosotros mismos, debido a que lo tenemos incluido en el organismo solo que nuestro sistema inmunológico se encarga de contrarrestarlo sin que nos percatemos. El problema radica cuando nuestro cuerpo, por la razón que sea, no logra hacerlo, generando una infección como el muguet.

Comúnmente, esta infección causa irritación en el interior e incluso alrededor de la boca de los más pequeños de la casa. Esta afección se suele curar sola, pero se puede tratar aplicando una solución oral antifúngica en la misma

Sin embargo, no tienes porqué preocuparte ni alarmarte, si en algún momento percibes algún cambio drástico en la boca de tu bebe en Clínica Ruiz Gopegui podremos proporcionarte el tratamiento adecuado y acorde a las necesidades, gustos y hasta, grado de afección que pueda estar padeciendo.

Sí este artículo te resultó familiar o simplemente tú o algún conocido está pasando por algo similar, te invitamos a que sigas leyendo y puedas entender cómo contrarrestar esta infección a tiempo sin que se propague y genere problemas muchos más graves y serios.

 ¡Vamos a ello!

¿Qué se conoce como muguet?

Como se ha mencionado anteriormente, el muguet o también conocida como candidiasis oral se considera una infección del área oral generada por un hongo excesivo en esa zona de nuestro cuerpo que más bacterias emite, la boca. Este inconveniente es muy frecuente en los bebés, especialmente en los recién nacidos y aquellos que aún están amamantándose, aproximadamente en los menores de seis meses. No obstante, esta infección puede seguir apareciendo a lo largo de toda su infancia.

Si hacemos un énfasis clínico su representación más habitual se da cuando aparecen varias capas blanquecinas y algo espesas en la lengua, logrando extenderse hasta cubrirla completamente. En ciertas situaciones también suele afectar el paladar y la cara interna de las mejillas. Esta infección posee una apariencia algodonosa y compacta, muy parecida al yogur o incluso leche cortada.

Especialmente, en nuestros niños su aspecto puede asemejarse a residuos de leche digerida o regurgitada, que al intentar ser retirada de manera manual, ya sea con una gasa empapada en agua o cepillado no logra desaparecer tan fácilmente. Y es justamente por ese aspecto antihigiénico y algo desagradable es que los padres o representantes legales se terminan preocupando e inquietando, como también, puede que resulte molesto para el bebé.

Sin embargo, no hay de qué preocuparse. Esto se debe a un cuadro banal que la mayoría, por no decir todas las personas, solemos pasar cuando estamos pequeños y también, repercutir en nuestros hijos. 

El muguet suele mejorar con ayuda de profesionales especializados en el área de la salud bucodental de forma rápida, sencilla y efectiva, pero sobre todo, aplicando los tratamientos adecuados que podrás encontrar en Clínica Ruiz Gopegui.

¿Cómo se desarrolla el muguet?

Para entrar en contexto debemos saber que en nuestro cuerpo habitan de manera normal y tranquila ciertos microbios, entre ellos se encuentran las bacterias y los hongos. La mayoría de estos agentes se consideran inofensivos, no obstante también existen otros que simplemente no lo son, los cuales dependiendo de las condiciones en la que se encuentre la persona lograrán causar infecciones alarmantes y preocupantes.

Generalmente, una pequeña cantidad de muguet convive de manera habitual en nuestra boca. Este hongo se mantiene calmado, controlado y sin causar daños colaterales gracias a nuestro sistema inmunológico y a otros microbios, debido a que se encuentran preparados para combatir los ataques de virus, bacterias y hongos.

Sin embargo, cuando el sistema inmunológico está fallando o las bacterias “buenas” terminan muriendo o una vez que las circunstancias de nuestra boca no son las adecuadas, esta protección falla y hace que el hongo se prolifere en condiciones muy excesivas, causando problemas muy serios tanto en los niños como adultos.

¿Cómo afecta el muguet a los bebés?

La cavidad bucal de los bebés se considera un lugar de interés habitual de los gérmenes debido a que desde su nacimiento la boca es el órgano principal a través del cual ellos empiezan a reconocer el mundo, incluso mucho antes que los demás sentidos. Por su manera de pasar la mayoría del tiempo succionando, ya sea mediante el pecho de su madre, la tetina del biberón, incluso un chupete. La succión es prácticamente continua y mucho más cuando el bebé duerme.

Incluso, cuando son más grandes es normal que se lleven cualquier objeto a su boca, ya que este hongo se encuentra presente de forma habitual en nuestro medio. Es por ello que el contagio es muy sencillo contrayendo así bacterias, virus, gérmenes e incluso hongos dentro de la boca.

Esto puede ocasionar pequeñas pérdidas de continuidad en la mucosa bucal, que asociadas a cambios del pH de la saliva pueden ser el caldo de cultivo perfecto para que el microorganismo que entre en contacto con el bebé cause una infección.

Este hongo también afecta debido a la inmadurez del sistema inmunológico de los recién nacidos, haciéndolos más susceptibles a que este microorganismo se desarrolle excesivamente produciendo esta infección.

Otra de las posibles vías de transmisión es a través del canal de parto cuando la madre tiene candidiasis vaginal, esta se produce por los cambios en el pH del área genital que facilita la activación del germen dando lugar a un flujo vaginal blanquecino y espeso.

¿Cuáles son las causas del muguet?

Puedes ser más propenso a padecer muguet si en algún momento presentan los siguientes factores:

  • Posees mala salud o un sistema inmunológico decaído, ya sea por alguna enfermedad o problema interno.
  • Tu edad ronda entre los sesenta a setenta años, los adultos mayores tienen más riesgo de padecer esta infección, ya que posee un organismo de mayor edad y sus defensas no son tan efectivas como antes.
  • Tienes VIH, esta patología debilita totalmente el sistema inmunológico dando paso al desarrollo descontrolado del hongo.
  • Los bebés menores a cinco meses también pueden padecer de esta infección debido a la debilidad de un organismo de corta edad o inclusive, por una dermatitis del pañal.
  • Estás en proceso de quimioterapia o medicamentos que suelen debilitar el sistema inmunitario.
  • Te encuentras tomando esteroides, sufres de asma o alguna patología pulmonar obstructiva crónica.
  • Sufres de diabetes mellitus y niveles altos de azúcar en la sangre, el azúcar en la sangre actúa como alimento para la cándida.
  • Tomas antibióticos, los antibióticos destruyen algunas de las bacterias saludables que impiden que la cándida se propague.
  • Posees prótesis dentales mal ajustadas.

¿Cuáles son los síntomas de este hongo?

Si hacemos referencia a los bebés, el muguet puede ocasionar que las comisuras de la boca se vuelvan agrietadas, irritadas o que se desarrollen ciertas lesiones blanquecinas y cremosa con un aspecto similar al del requesón, pero sin que se pueda limpiar tanto en los labios, mejillas, paladar o incluso la lengua. Produciendo que algunos de ellos sientan molestias o malestar al momento de succionar y que no se puedan alimentar como es debido. 

Sin embargo, estos no son todos los síntomas. A continuación, se muestran la sintomatología de este hongo:

  • Algo de sangrado leve cuando se cepillan los dientes o se raspan, frotan o se rascan las lesiones.
  • Dolor, incomodidad, molestia, irritación al momento de tragar o succionar.
  • Enrojecimiento, ardor y/o inflamación en las zonas afectadas.
  • Decadencia del gusto.

En ocasiones más graves, cuando un bebé tiene muguet acaba desarrollando también candidiasis del pañal, ya que estas lesiones producidas pueden extenderse directamente hasta el esófago, pasando de la boca a la zona del pañal a través del aparato digestivo. Si esto ocurre el bebe podría presentar dificultad para tragar o tener la sensación de que los alimentos se quedan atorados en la garganta.

¿Cuál es el tratamiento para prevenir el muguet en mi bebe?

El tratamiento correspondiente para ello es aplicar de manera tópica una sustancia antifúngica, la cual actuará como antibióticos sobre las lesiones o infecciones bacterianas. También se recomienda realizar los siguientes consejos:

  • Si tu bebé se está alimentando directamente con un biberón o si usa un chupete deberás limpiar minuciosamente las tetinas o chupetes en agua caliente o en el lavavajillas después de cada uso. De modo que, si existiera la posibilidad de que hubiera cualquier hongo tu bebé no se volverá a infectar.
  • Si te encuentras amamantando y notas como tus pezones se vuelven rojos o los sientes doloridos, quizás tengas una infección de hongos y no lo sepas, ocasionando que tu bebe también lo padezca sin darte cuenta.
  • Si tu bebé padece de dermatitis de pañal prueba a cambiar los pañales con más frecuencia, de esta manera estarás contrarrestando esta infección y al mismo tiempo cuidándolo.

Visita nuestra Clínica Ruiz Gopegui y despídete del muguet

En Clínica Ruiz Gopegui encontrarás especialistas altamente calificados en el área de la salud bucodental, los cuales podrán asignarte el tratamiento que mejor se adapte a tus necesidades y condiciones, todo esto de una manera rápida, sencilla y totalmente efectiva. También se encargarán de proporcionarte toda la ayuda necesaria, solamente deberás de pedir tu cita y acudir a las consultas programadas con nuestros expertos

¿A qué estás esperando para despedirte del desagradable muguet? ¡Solicita tu cita con nosotros ahora mismo!