Tipos De Mordidas: Cómo Se Clasifican -
915 741 343 / 915 743 900 | c/ Ibiza 50, 28009. Madrid. (ver mapa)

Tipos de mordidas: Cómo se clasifican

¿Tienes problemas al cerrar tu cavidad bucal? Posiblemente estás padeciendo de una desalineación tanto dentaria como en la mordida. Esto ocurre cuando nuestras piezas dentales no cuadran como deberían. Este problema es más común de lo que crees, el 85 % de las personas asisten a los centros odontológicos buscando una solución a problemas relacionados justamente con su mordida, el resto recaen en las patologías bucodentales.

Tener una desalineación dental se debe al incorrecto encaje de los maxilares tanto superiores como inferiores, como también perjudica en las estructuras dentofaciales. Lo cual desencadenan probabilidades de padecer mayor aglomeración de alimentos en ciertas áreas de la boca a las que habitualmente no se puede acceder con facilidad, lo que puede producir caries, periodontitis y otras dolencias. Una mordida incorrecta también puede derivar en problemas de audición, dolores externos y cansancio.

Por ello, no es solo una cuestión meramente estética, sino que también perjudica en nuestro tipo de mordida. Sin embargo, no tienes de qué preocuparte en Clínica Ruiz de Gopegui cada uno de nuestros especialistas se encargan de mostrarte exclusivamente los diferentes tipos de mordidas, sus características y hasta los tratamientos específicos y acorde a tu grado de afección.

Cabe resaltar que lo ideal siempre será atacar estos problemas en el transcurso de la infancia de modo que en el futuro no genere consecuencias mucho más graves y peligrosas. 

Si te ha interesado este tema puedes seguir leyendo este artículo y conocer un poco más acerca de este interesante asunto. 

¡Vamos a ello!

¿Qué se conoce como mordida?

Antes de entrar en contexto debemos tener claro varios significados empezando por la mordida u oclusión dental, estas se centran en la forma en como nuestra dentadura hace contacto entre sí al cerrar la cavidad bucal. A su vez dependiendo de cómo sea esta mordida se podrá identificar con exactitud si en algún momento perjudicará o no al resto de nuestro cuerpo tanto a nivel bucodental como estético.

Es importante saber que si no se tiene una correcta alineación al momento de ocluir nuestra mandíbula esta se posicionará incorrectamente desencadenando una sobrecarga de los músculos de la cara, lo cual terminará ocasionando el desgaste dentario. Tener una maloclusión da paso a la producción de caries, sarro e inclusive, mal aliento, debido a los espacios muertos que se forman. Afectando también en la masticación de los alimentos, derivando problemas digestivos.

Ahora que ya conocemos el significado de una oclusión dental pasaremos a determinar cómo suele ser una mordida correcta, de modo que logres saber si la posees o simplemente careces de ella.

¿Cómo es la mordida correcta?

A nivel profesional se conoce como un tipo de mordida denominado “oclusión correcta” o mordida de “Clase I” a aquellas mordidas cuya representación esté plenamente alineada con sus piezas dentales, es decir, los dos maxilares deberán encajar sin ningún problema y de forma correcta.

No obstante, para lograrlo tendrá que cumplirse una secuencia de requisitos como los que se presentan a continuación:

  1. Cada una de las piezas dentales deben permanecer y visualizarse derechos y rectos, sin tener algún espacio entre ellos ni superposiciones.
  2. El canino inferior debe estar a unos 3-4 mm por delante del canino superior, con el objetivo de que el resto de las piezas logren encajar perfectamente.
  3. Las piezas superiores tienen que morder por delante de los inferiores, protegiendo a los mismos entre un 12 % a un 35 %. Por lo que deberán tocarse ligeramente las piezas delanteras de manera que la cara interna de los superiores toque la cara externa de los inferiores.
  4. Los molares superiores tienen que encajar con los inferiores, de modo que al morder no exista ningún espacio entre ellos.

Ahora podemos mencionar la situación más común a nivel mundial, la cual es que no cuentas con una dentadura idónea por naturaleza y quieres obtenerla. Si este también es tu caso no tienes por qué alarmarte debido a que actualmente existen formas que te ayudarán a tener una dentadura perfecta. Proporcionando como resultado una sonrisa y cavidad bucal reluciente y estética, pero lo más importante es que esta será saludable.

Para ello deberás acudir a consulta con alguno de nuestros especialistas de Clínica Ruiz de Gopegui para que puedan suministrarte un diagnóstico adecuado, conforme con tu nivel de afección y que logre también determinar tu tipo de mordida y los tratamientos que requieras.

Con cada una de estas premisas nuestros especialistas procederán a realizarte el tratamiento solicitado, con el fin de obtener los resultados esperados, en este caso sería una dentadura idónea, con la que se pondrá fin a los problemas derivados de la maloclusión.

¿Por qué es importante tener una mordida correcta?

Principalmente nuestra forma de morder establece en gran medida tanto nuestra composición de la cara como nuestra manera de respirar, ingerir, hablar, hasta nuestras horas de descanso. Por lo cual las secuelas de sufrir una mala mordida radican tanto en la salud dental como en el estado general de las personas que padecen de este tipo de mordida.

Una variación en la mordida puede desencadenar de manera negativa en sobrecargas faciales, desgastes dentales, molestias musculares y hasta cefaleas, dolor de cuello y mandíbula.

A continuación, se muestra una serie de inconvenientes generados por este problema:

  • Dolores de mandíbula, cervicales, cabeza y oído.
  • Molestias al momento de masticar y tragar.
  • Problemas respiratorios.
  • Desgaste o existencia de fisuras en las piezas dentales.

Además, las alteraciones en la mordida pueden acarrear un peor ingreso en la higiene bucodental, ya que una mala limpieza oral desencadena mayor peligro en sufrir patologías periodontales o heridas cariosas.

¿Qué tipos de mordidas existen?

Cuando hablamos de tipos de mordida estamos refiriéndonos a la manera en que ocluyen las piezas dentales como las articulaciones tras cerrar nuestra cavidad bucal. Cuando el cierre no es como debería estamos hablando de una maloclusión y es que la maloclusión también es un tipo de mordida, el cual se corrige acudiendo a un ortodoncista, ya que si no se soluciona puede ocurrir secuelas estéticas de gran trascendencia, dolor de cabeza, trastornos digestivos, entre otras más.

Ahora que sabemos que una mordida correcta y una maloclusión pertenecen a los tipos de mordida podemos detallar un poco más acerca de los más comunes. Estos se suelen dividir por clases de Angle:

Clase I de Angle

Esta clase se conoce como neutroclusión y se debe a la interacción que tiene con el molar al momento de ocluir la boca. En donde el primer molar inferior se posiciona al frente del molar superior, de 1 a 2 mm. A su vez se engloban en:

  • Apiñamientos: es provocado por la carencia del espacio, lo que genera como consecuencia unas piezas dentales torcidas y superpuestas.
  • Mordida cruzada: pasa cuando las piezas dentales superiores ocluyen en el centro de los inferiores.
  • Mordida abierta: se da una vez que las piezas dentales de la arcada inferior y superior no logran unirse. De acuerdo con la región donde se produzca esta anomalía, se suele clasificar en:
    • Mordida abierta anterior: no hay contacto entre incisivos.
    • Mordida abierta posterior: no hay contacto entre los molares.
    • Mordida abierta completa: exclusivamente existe contacto entre los últimos molares.

Clase II de Angle

En esta categorización el molar inferior está posicionado por detrás del molar superior a unos 2 mm o incluso más. Se le conoce también como sobremordida, debido a que los incisivos están superpuestos a los de la parte inferior, alrededor de unos 3 mm. De esta clase poseemos tres divisiones más:  

  • Clase II división 1: sucede una vez que los incisivos superiores están dirigidos hacia adelante. El maxilar superior puede estar adelantado y el maxilar inferior quizá esté hacia atrás. 
  • Clase II división 2: cuando los incisivos centrales superiores se hallan inclinados hacia atrás, ocasionando un apiñamiento en la zona de incisivos laterales y caninos. 
  • Clase III división 3: las piezas dentales inferiores están muy por detrás de los frontales superiores, ocasionando simples problemas estéticos.

Clase III de Angle

Se muestra una vez que el primer molar inferior está delante del superior alrededor de unos 4 mm o incluso más. Esto provoca que las piezas dentales superiores queden detrás de los molares inferiores. Generalmente se encuentran:

  • Mordida cruzada: cabe resaltar que la mordida cruzada en los dientes anteriores provoca que la barbilla sobresalga.
  • Mordida cerrada: el desgaste de las piezas nace como un impacto natural, proveniente del envejecimiento ocasionando que está mordida se transforme en un problema realmente grave.
  • Resalte: pasa una vez que las piezas superiores se prolongan en sentido horizontal mucho más allá que los inferiores. Provocando que se salgan en exceso ocasionando daños y problemas en la masticación y el habla.

En la Clínica Ruiz de Gopegui cuidamos de tu salud bucodental

Si todavía tienes dudas sobre los diversos tipos de mordida no dudes en acudir a consulta con cualquier de nuestros especialistas de Clínica Ruiz de Gopegui. Ellos están altamente capacitados en solventar cada una de tus preguntas e inquietudes como también en proporcionarte ese procedimiento especializado y conforme a tu nivel de afección. 

Solamente deberás reservar una cita con nosotros el día de tu preferencia ajustándose a nuestros horarios de atención al cliente.

¿A qué estás esperando para solicitar una cita con nosotros? ¡Reserva tu cita cuanto antes!