Encías Sanas: ¿cómo Se Mantienen? - Clínica Ruiz De Gopegui
915 741 343 / 915 743 900 | c/ Ibiza 50, 28009. Madrid. (ver mapa)

Encías sanas: ¿cómo se mantienen?

Mantener unas encías sanas es primordial para asegurar una excelente salud bucodental, ¿lo sabías? Su adecuado cuidado evita patologías bucodentales como gingivitis y periodontitis. 

Las encías son una  parte carnosa de la cavidad oral que recubre los dos maxilares y protege la raíz dental de las agresiones externas. En la Clínica Dental Ruiz de Gopegui nos encargamos de ofrecerte una sonrisa de diez, incluyendo la salud total de los dientes y las encías.

A través de este artículo comprenderás mejor cómo cuidarlas, las señales que indican su estado óptimo y cuáles son las patologías que pueden percibirse con más frecuencia. ¡Te invitamos a seguir leyendo!

¿Qué se conoce como encías sanas?

Unas encías sanas son de vital importancia para unos dientes en buen estado. Están formadas por un tejido blando muy parecido a la piel, logrando un sellado fuerte alrededor de los dientes y limitando las zonas en las que puede acumularse placa bacteriana y sarro. 

Su aspecto ha de ser parecido a la piel de naranja y su color característico suele ser rosa pálido o coral, aunque en algunos casos puede variar su pigmentación en función del tono de piel de cada persona. 

¿Qué tipos de encías existen?

El tejido periodontal funciona como un todo, sin embargo, puede transformarse en:

  • Encías retraídas

La raíz del diente queda totalmente al descubierto siendo más propensos a percibirse cuando sonreímos, sobre todo en la arcada superior. Las personas que padecen de este tipo de encía suelen perder gran parte de ellas. 

Las patologías periodontales y el cepillado agresivo son dos de los principales motivos de esta tipología. Aun siendo bastante común, es aconsejable acudir a tu clínica dental de confianza lo más pronto posible.

  • Encías inflamadas

Presenta una zona más blanda y sensible que el resto, tiene una apariencia prolongada, abultada o más prominente de lo habitual y es muy común en la población. 

No se percibe a simple vista a menos que se eleve el labio, por ello, muchas veces no se le da la atención suficiente. En dichos casos, es importante hacer un diagnóstico a tiempo para entablar el procedimiento más conveniente y evitar ciertas complicaciones.

¿Qué tonalidad suelen tener las encías?

La tonalidad de las encías nos da información importante para la salud bucodental:

  • Encías rosas coral

Esta tonalidad muestra que la encía está sana y en perfecto estado, por lo que no hay de qué preocuparse.

  • Encías tono pálido

Puede ser un indicativo de sufrir anemia; el decrecimiento de los índices de hemoglobina, deficiencia de hierro en sangre, da como consecuencia la palidez en ellas, así como la complejidad para respirar y la fatiga. 

Si las encías permanecen con una capa blanquecina podría tratarse de una estomatitis herpética, una patología que se transmite por el virus del herpes, o del comienzo de una gingivitis.

  • Encías moradas

Sucede en los casos más graves de gingivitis, una vez que el color de las encías pasa del rojo al morado.

  • Encías con manchas blancas

Si estas desaparecen al pasar una gasa, lo más probable es que se trate de candidiasis oral, que suele afectar a personas con las defensas bajas, o puede deberse a una llaga ocasionada por una mordedura, causas hormonales o déficit de vitaminas y/o minerales.

  • Encías rojas brillantes

La tonalidad rojiza se debe a cierta inflamación y sangrado de la encía. Puede ser uno de los síntomas de alguna patología periodontal, como gingivitis o periodontitis. 

Es recomendable, sea cual sea el caso, acudir inmediatamente a tu clínica dental de confianza para realizar una limpieza dental o un pulido radicular, y evitar pérdidas dentales.

  • Encías ennegrecidas

Esta tonalidad es muy frecuente en las personas que consumen tabaco, y puede desencadenarse por melanosis del fumador, enfermedad de Addison o la toma indebida de antipalúdicos, antidepresivos, anticonceptivos orales o sales de oro.

En este caso el cambio es reversible: una vez que se deja de fumar o consumir estos medicamentos la encía se aclara. No obstante, si el color está situado en una zona específica puede tratarse de un angioma y si se encuentra aislada, podría ser un melanoma. 

¿Qué patologías desencadena no tener encías sanas?

Una vez que se genera una inflamación de este tejido por bacterias, la encía pierde su aspecto grueso, y puede ser menos firme y más fluctuante, edematosa, enrojecida y derivar ciertas patologías: 

  • Candidiasis bucal

Esta infección se origina por un hongo llamado Candida Albicans y se identifica a través de las placas amarillentas que aparecen en las encías. 

Es más recurrente en personas inmunodeprimidas, con prótesis dentales, tratamientos ortodóncicos y en recién nacidos.

  • Gingivitis

Se trata de una inflamación provocada por la acumulación excesiva de bacterias entre la base de los dientes y la encía, que conforman la placa y el sarro. Sus síntomas son enrojecimiento, hinchazón, sangrado durante el cepillado y de manera espontánea, mal olor y sabor de boca. 

  • Periodontitis

Es una infección que no solo afecta a las encías, también se caracteriza por la destrucción progresiva de los tejidos de soporte del diente o hueso.

Existe una predisposición genética en ciertas personas, como también otros componentes de riesgo que aceleran la evolución de la patología hasta llegar a ocasionar la caída de los dientes en un periodo variable de tiempo:

  • El tabaco. 
  • El estrés. 
  • Dientes más largos. 
  • Movilidad dentaria. 
  • Malposiciones. 
  • Incremento del espacio gingival.

Recomendaciones para mantener unas encías sanas

Si quieres mantener tus encías sanas, sigue estos consejos:

  • Acudir a las consultas periódicas con tu dentista.
  • Utilizar un cepillo adecuado para eliminar los restos de alimentos en los dientes y en las encías. Debes escoger uno de dureza media. 
  • En el momento del cepillado, no hacer movimientos bruscos o agresivos para evitar la retracción de las mismas.  
  • El cepillado diario no es suficiente para limpiar todas las partes de la boca, por lo que es necesario complementar la higiene bucal con el uso del hilo dental y enjuagues bucales. 
  • Los enjuagues bucales no solo contribuyen a un aliento fresco, también ayudan a eliminar de forma eficaz la placa bacteriana y mejorar la existencia de las llagas.

¿Qué alimentos ayudan a mantener unas encías sanas?

La limpieza bucodental es muy importante para evitar cualquier patología relacionada con la cavidad bucal, así como el consumo de ciertos alimentos y vitaminas:

  • Jengibre

Las propiedades antiinflamatorias que otorga la raíz del jengibre favorecen el desarrollo del tejido sano en la boca, convirtiéndose en una hierba curativa que ayuda con la prevención de patologías gingivales. 

  • Manzana

Las frutas duras, como las manzanas, son nutritivas y su ingesta favorece la salud bucodental y estimula un mecanismo de limpieza que afloja la placa que se adhiere a las encías y a los dientes. 

  • Productos lácteos

La leche, el queso, el yogur o cualquier producto lácteo ayuda en el fortalecimiento de los huesos a través del calcio y el fósforo. 

La ingesta de estos dos elementos es fundamental para fortalecer no solo las encías, sino también los dientes y huesos maxilares.

  • Fibra

Los vegetales como la espinaca y el apio contienen mucha fibra. Tiene una gran importancia en la salud bucodental y en la salud general; ayuda a mantener la boca limpia a través de la masticación prolongada y la salivación extra al desintegrar los ácidos dañinos. 

  • Vitaminas y suplementos

El consumo de vitaminas y minerales son esenciales tanto para las encías como para nuestro organismo. El odontólogo puede proponer una dieta equilibrada y saludable mediante el consumo de ciertos suplementos para mantener unas encías sanas, como:

  • Vitamina C y K: evitan la aparición de enfermedades de las encías, como la gingivitis, y se encuentran presentes en muchas frutas como el kiwi.
  • Vitamina B2: previene la inflamación de las encías y que los labios se agrieten.
  • Vitamina D: permite la absorción del calcio y del fósforo que son vitales para conservar los dientes y encías sanos. Se encuentra en el pescado, leche y sus derivados.
  • Vitamina A: se conoce como un antioxidante y anticancerígeno natural y se encuentra en el pescado, albaricoque, zanahorias, tomates y melocotón, entre otros.
  • Vitamina B: el hígado, los huevos y la levadura de cerveza son fuente de esta vitamina.

Mantén tus encías sanas en la Clínica Ruiz de Gopegui

En la Clínica Ruiz de Gopegui contamos con un equipo de profesionales cualificados y tecnología vanguardista de última generación, para ofrecerte los mejores tratamientos para la salud bucodental y la estética de tu sonrisa. 

En la clínica dental en Madrid estaremos encantados de atenderte y explicarte detalladamente qué pautas debes seguir para conservar unas encías sanas. 

¡Visítanos y disfruta de tu primera consulta gratuita!