Pulpitis Dental: Qué Es Y Cómo Tratarla - Ruiz De Gopegui
915 741 343 / 915 743 900 | c/ Ibiza 50, 28009. Madrid. (ver mapa)

Pulpitis dental: qué es y cómo tratarla

La pulpitis es una infección aguda que se produce en la pulpa dental, la parte más profunda de un diente. Las caries, la presencia de bacterias, factores genéticos o golpes fuertes en las piezas dentales podrían ser las causas de esta patología oral. Desde la Clínica Dental Ruiz de Gopegui te vamos a explicar todo lo que debes saber sobre esta afección y sus posibles tratamientos.

Para entender qué es una pulpitis es importante que entiendas perfectamente qué es la pulpa dental y dónde se ubica en el interior del diente. Ten en cuenta que todo esto es fundamental para prevenir las infecciones en la boca. En nuestra clínica dental en Madrid abogamos por la odontología conservadora, con el fin de mantener sonrisas lo más naturales y bonitas posibles.

Todo sobre la pulpa dental

Los dientes están cementados en el maxilar o la mandíbula a través de los tejidos periodontales. Quizás conozcas a la pulpa dentaria como el nervio dental. Ahora te vamos a dar muchas más claves sobre su ubicación y composición.

Las partes del diente: exterior

  • Corona dental: es la parte de la pieza dental que queda fuera de la encía. Sirve para morder, masticar y triturar los alimentos.
  • Encía: permite que las mucosas estén perfectamente unidas a los dientes. El cuidado de las encías es fundamental para prevenir las patologías periodontales.
  • Raíz: la parte más profunda del diente, que une la pieza dental con el hueso alveolar. Tiene la misión de soportar las cargas dentales. Algunas piezas dentales tienen más de una raíz.

Las partes del diente: interior

  • Esmalte dental: se trata de la parte más externa del diente y la más dura del cuerpo humano. Su función es la de proteger a la dentina del ataque de bacterias y otros patógenos. Algunos gestos y enfermedades, como el bruxismo, pueden favorecer su desgaste, permitiendo que las caries dentales hagan acto de presencia.
  • Dentina: justo detrás del esmalte está la dentina. Su función es evitar que la sensibilidad dental se produzca constantemente. Aquí están los famoso túbulos dentinarios, que conectan directamente con la pulpa dental.
  • Pulpa: está en el interior de la cámara dental. Se trata de un tejido conectivo, en el que habitan vasos sanguíneos y nervios. Si las infecciones bucales llegan hasta esta zona se habrá producido una pulpitis.
  • Cemento radicular: por último, el cemento se encarga de proteger la raíz dental del ataque de bacterias.

¿Para qué sirve la pulpa dentaria?

  • Se encarga de emitir señales a través de los nervios cuando el diente sufre daños. Por eso suelen doler las muelas tras las infecciones, por ejemplo.
  • Durante el desarrollo dentario la pulpa tiene la función de nutrir activamente al diente para que se forme perfectamente el resto de las capas dentales.

¿Qué es la pulpitis?

Se trata de una patología infecciosa que cursa con un proceso inflamatorio y está provocada por la presencia de agentes patógenos, como las bacterias orales, en la pulpa dental. Los síntomas de pulpitis son muy variables, pero el dolor y las molestias en el diente dañado suelen ser muy comunes.

Es habitual que quien padece esta afección sienta un aumento considerable de la sensibilidad dental. En los casos más graves, la muerte total del nervio dental podría desembocar en la pérdida del diente afecto.

Tipos de pulpitis

  • Reversible: suele estar en fases iniciales y se produce generalmente por cambios en el pH del diente. El consumo de alimentos fríos, calientes, dulces, ácidos o picantes podría desembocar en este tipo de pulpitis reversible. El síntoma es la hipersensibilidad dentinaria, que desparece en cuanto el estímulo externo deja de producirse.
  • Irreversible: la pulpitis está mucho más avanzada en estos casos. El nervio dental está realmente inflamado y su infección es notable. El bruxismo, un traumatismo dental o las caries profundas podrían estar detrás de esta enfermedad.
  • Necrosis pulpar: cuando la pulpitis irreversible no se trata debidamente se produce la muerte completa del nervio, lo que conocemos como necrosis pulpar. Esta afección pone en serio riesgo la integridad de la pieza dental afecta.

Causas de la pulpitis dental

  • Presencia de microorganismos patógenos en la boca, como las caries.
  • Factores hereditarios y genéticos.
  • Carencia de higiene bucodental apropiada.
  • Caries profundas sin tratamiento.
  • Erosión dental.
  • Fracturas o fisuras en los dientes.
  • Tratamientos dentales mal ejecutados.
  • Abrasión dental.
  • Edad avanzada.

Tratamiento de la pulpitis

En función de la fase en la que se encuentre la enfermedad, el tratamiento para la pulpitis podría variar. En general, el tratamiento de elección es la endodoncia, que es lo que comúnmente conocemos como matar el nervio. Limpiar bien los conductos radiculares nos permite eliminar toda la infección de la pulpa, salvando el diente natural.

Sin embargo, cuando nos enfrentamos a una pulpitis reversible es probable que podamos eliminar la infección a través de un empaste dental sencillo.

Cuando la pulpitis se produce en los dientes de leche existen dos tratamientos que el odontopediatra puede llevar a cabo:

  • Pulpotomía: es una solución menos invasiva, que nos permite intervenir solo una parte de la pieza dental. Recurrimos a la pulpotomía cuando la raíz dental no se ha visto dañada por la pulpitis.
  • Pulpectomía: apostamos por este abordaje cuando la infección es muy profunda y llega hasta la raíz dental. Se trata de una endodoncia realizada en dientes provisionales.

Pide cita en Ruiz de Gopegui si tienes síntomas de pulpitis. En nuestra clínica dental en Madrid te ofrecemos los mejores tratamientos odontológicos, programados de manera personalizada. La primera visita es gratis en nuestro gabinete dental.

Monitor OK