Glándulas Salivales: Todo Lo Que Debes Saber
915 741 343 / 915 743 900 | c/ Ibiza 50, 28009. Madrid. (ver mapa)

Glándulas salivales: todo lo que debes saber

Las glándulas salivales son esenciales para el correcto funcionamiento del organismo. De ellas depende que la saliva se produzca con éxito y normalidad. Por ello, se trata de una parte clave de la cavidad oral. Como queremos que comprendas perfectamente el funcionamiento de tu boca, vamos a contarte todo lo que debes saber sobre la saliva y las glándulas. En la Clínica Dental Ruiz de Gopegui somos conscientes de la importancia de la divulgación para mejorar la salud bucal de nuestros pacientes.

Es muy importante que comprendas que tanto las glándulas salivales como la saliva nos esenciales para el correcto funcionamiento de la boca. La saliva interviene activamente en el proceso de masticación, deglución y digestión de los alimentos. Además, actúa como protector natural para los dientes. Una buena producción de saliva evita que las caries formen parte de tu día a día.

¿Qué son las glándulas salivales?

Las glándulas salivales forman parte del sistema digestivo del cuerpo y se encargan de la producción de saliva. En función del tamaño que tengan y de otros parámetros, podrían ser mayores o menores. Si presentas algún trastorno o problema en este órgano podría verse mermada tu producción de saliva, desarrollando lo que conocemos como xerostomía o síndrome de la boca seca.

Tipos de glándulas salivales

  • Glándulas mayores: se trata de las más grandes. Además, su función es la más importante dentro del sistema digestivo. Están divididas en:
    • Parótidas: ubicadas bajo el órgano auditivo.
    • Sublinguales: se encuentran bajo la lengua.
    • Submaxilares: estas glándulas están ubicadas en un lugar más profundo, en el paladar inferior.
  • Glándulas menores: estas glándulas salivales se encuentran repartidas a lo largo de toda la cavidad oral y son bastante más pequeñas. Están divididas en:
    • Labiales.
    • Genianas.
    • Palatinas.
    • Linguales.

La función de las glándulas salivales

Su principal función es la producción de la saliva. Unas glándulas salivales saludables deberían de producir 1,5 litros de saliva aproximadamente, dado que es esta la cantidad idónea de este fluido para mantener humectada la boca y ejercer una protección oral correcta.

La función de la saliva es extensa. Te lo hemos comentado en otros artículos, que puedes consultar en nuestro blog de odontología. Además de intervenir en la masticación y en la deglución, la saliva es primordial para optimizar el proceso de digestión.

Una producción exacerbada de saliva es un trastorno que conocemos como sialorrea o salivación excesiva. Esta patología oral suele estar provocada por problemas de origen neurológico. Si la producción de saliva es escasa, estaríamos ante una enfermedad conocida como xerostomía o sequedad bucal. Son muchos los factores de riesgo que pueden estar detrás de este trastorno.

Enfermedades relacionadas con las glándulas salivales

Síndrome de la boca seca

Como te hemos comentado, un problema en las glándulas salivales podría estar detrás de la escasa producción de saliva. Es cierto que la boca seca puede ser una condición pasajera, generalmente producida por un cuadro de ansiedad o estrés. Pero, también podría darse a consecuencia de otros factores, como un trastorno de las glándulas encargadas de producir saliva.

Si desarrollas una xerostomía constante, debes de ponerte en contacto con tu clínica dental cuanto antes. El aumento de la sensibilidad dental, el mal aliento y la sensación de sequedad bucal son síntomas claros de esta afección. Lo principal es que un experto en salud bucal diseñe un abordaje de calidad y rápido ante estas situaciones.

En nuestra clínica dental en Madrid contamos con un equipo médico especializado en trastornos de la saliva. Tras determinar la causa que está impidiendo que las glándulas salivales funcionen correctamente diseñamos un abordaje a medida, que nos permita solventar la situación con éxito.

Mayor probabilidad de caries

Si la producción de saliva es inferior a lo común, el riesgo de padecer caries en los dientes es muy elevado. La saliva ejerce una protección antibacteriana para los dientes, que ataca a las bacterias que se alojan en las piezas dentales. Por ello, si no tenemos dicha protección, la formación de caries es un riesgo a tener en cuenta.

Si la saliva no se produce con éxito es muy posible que la proliferación de bacterias sea elevada. Además de aumentar el riesgo de caries dental, también incrementa el riesgo a sufrir patologías periodontales, como la gingivitis y la periodontitis, con las consecuencias que estas enfermedades tienen para la salud genera.

Causas de los trastornos en las glándulas salivales

Algunos factores de riesgo son los que podrían esconderse detrás de los problemas en las glándulas salivales. Estos son los más frecuentes:

  • Artritis reumatoide.
  • Virus del VIH.
  • Ingesta de algunos medicamentos, entre los que destacan los antihistamínicos, antisicóticos o antidepresivos).
  • Síndrome de Sjögren.
  • Desarrollo de tratamientos contra el cáncer, como la quimioterapia y la radioterapia.

Si detectas cualquier problema relacionado con tus glándulas salivales pide cita en Ruiz de Gopegui. Mediante un estudio exhaustivo y completo, obtendremos un diagnóstico eficaz, con el fin de diseñar un tratamiento personalizado para ti. La primera cita es gratis.

Monitor OK