Trismo O Trismus Dental: ¿Por Qué Sucede? - Ruiz De Gopegui
915 741 343 / 915 743 900 | c/ Ibiza 50, 28009. Madrid. (ver mapa)

Trismo o trismus dental: ¿Por qué sucede?

¿Te cuesta abrir la boca con normalidad y no sabes por qué te está pasando algo así? Podrías estar padeciendo un trismo o trismus dental. Lo más habitual es que este problema se vaya produciendo poco a poco, hasta que llega un día en el que la complicación es notable. Sin embargo, también podría ocurrir que te suceda de repente, sin previo aviso. Desde la Clínica Dental Ruiz de Gopegui te vamos a contar todo lo que debes saber sobre esta afección bucal.

Ante un trismo o trismus dental es fundamental que te pongas en manos de un especialista en odontología. En nuestra clínica dental en Madrid estudiamos cada caso de manera personalizada, con el fin de detectar los motivos por los que se está produciendo esta sintomatología. Por lo tanto, si te cuesta abrir la boca no esperes más y ven a vernos a nuestro gabinete dental. Nuestro principal objetivo es optimizar tu calidad de vida, a través de tratamientos a medida y seguros.

¿Qué es el trismo o trismus bucal?

Entendemos como trismo o trismus dental una afección que nos impide abrir la boca del todo. La realidad es que no se trata de una enfermedad, sino de un síntoma de alguna otra enfermedad subyacente. En aquellas personas que sufren bruxismo, el trismus se agrava notablemente, debido a la presión que ejercen constantemente en los músculos ubicados en la mandíbula.

Si padeces bruxismo, el trismo podría ser una consecuencia de tu patología. Evitar el rechinamiento dental es fundamental para minimizar riesgos en tu salud bucodental. En nuestra clínica odontológica de Madrid ter ofrecemos tratamientos contra el bruxismo de alta calidad, como la colocación de la férula de descarga personalizada. Estos aparatos dentales, de uso nocturno, nos ayudan a repartir las cargas del bruxismo, evitando el desgaste de los dientes.

En condiciones normales debes de poder abrir tu boca en torno a 45 centímetros. Con el fin de determinar si existen problemas de funcionalidad en este sentido puedes llevar a cabo un examen sencillo. De hecho, se trata de una de las formas que tenemos para diagnosticar el trismo o trismus.

Es una prueba que conocemos como “prueba de los tres dedos”. Su funcionamiento es clave. Simplemente debes de introducir tres dedos en tu boca, entre los incisivos superiores e inferiores. Si los tres dedos caben perfectamente la apertura de la boca será correcta. Si no consigues que entren con éxito podrías estar sufriendo un trismus dental.

El trismo dental se produce debido a la presencia de alguna enfermedad previa, que debemos de detectar con éxito. Es primordial que detectemos las afecciones orales a tiempo y que las podamos tratar con seguridad y cuanto antes.

Síntomas del trismo o trismus

Ante la presencia de cualquiera de los síntomas que te vamos a detallar a continuación debes de visitar al dentista:

  • Complicación para abrir bien la boca.
  • Dolores mandibulares, sobre todo al abrir la boca.
  • Mandíbula rígida.
  • Molestias leves o severas al masticar las comidas.
  • Dolor o complicación para tragar.
  • Serias molestias al cepillarte los dientes o utilizar herramientas de higiene bucodental.
  • Molestias al hablar.

Causas del trismus o trismo dental

Lo más frecuente es que el trismo o trismus sea un síntoma de alguna enfermedad relacionada con la articulación temporomandibular (ATM). No obstante, son muchas las patologías que pueden estar asociadas a este signo:

  • Déficit de la ATM: patologías como el bruxismo, por ejemplo.
  • Presencia de enfermedades relacionadas con el sistema nervioso.
  • Enfermedades neurológicas: Parkinson, por ejemplo.
  • Patologías autoinmunes: artritis, sin ir más lejos.
  • Hemorragias que provocan daños en los músculos.
  • Tumores ubicados en la mandíbula: cáncer bucal.
  • Tratamientos de quimioterapia y radioterapia.
  • Golpes en la cara que afectan a los músculos.
  • Cirugías en zonas de la cabeza.
  • Procedimientos dentales largos, que nos obligan a permanecer largos periodo con la boca abierta, como las exodoncias de muelas del juicio o la colocación de implantes dentales.
  • Infecciones en la boca.

Consecuencias del trismus bucal

Son muchas las consecuencias que pueden producirse a consecuencia de esta imposibilidad para abrir bien la boca. Sin embargo, la más notable es la complicación para realizar con éxito las rutinas de higiene bucodental. Esto, además, está asociado con un mayor riesgo a sufrir caries en los dientes y otras infecciones periodontales, como la periodontitis.

El trismo o trismos complica notablemente la realización de las técnicas de higiene interproximal, ya que impide el uso de la seda dental y de los cepillos interdentales, en gran medida. Incorpora en tu rutina de limpieza bucal el irrigador dental, para evitar riesgos.

Los problemas de origen nutricional también son frecuentes en quienes padecen este tipo de alteraciones. Al no poder abrir bien la boca y al sentir molestias mandibulares, muchas personas limitan su ingesta de alimentos, provocando carencias nutricionales que pueden llegar a ser graves.

Pide cita en Ruiz de Gopegui para que tratemos tu trismo o trismus oral. Antes de planificar abordaje terapéutico analizamos tu sonrisa, buscamos la causa principal de la afección y diseñamos un protocolo de actuación personalizado. La primera visita de diagnóstico es gratis en nuestra clínica dental en Madrid.

Monitor OK